Una Historia del Dispensacionalismo en los Estados Unidos de América

Ernest Reisinger

En nuestro último estudio consideramos la relación vital del Dispensacionalismo con la controversia del Señorío. El Dispensacionalismo es el padre teológico de la enseñanza del no-Señorío.

En este estudio me gustaría dar una muy breve historia del dispensacionalismo en los Estados Unidos. Este estudio no tiene el propósito de ser un estudio exhaustivo. Es solamente un pequeño paréntesis en nuestros estudios acerca de la controversia sobre el Señorío.

Estoy tomando esta pequeña desviación porque muchos, sino es que la mayoría, de aquellos que cargan con Biblias Scofield, quienes se sientan a los pies de maestros Dispensacionalistas, conocen muy poco acerca del sistema y su historia. Ellos no saben cómo el sistema teológico Dispensacional difiere de la teología histórica de la Reforma en general, y de la Teología Pactal Reformada en particular. Esto es verdad no solo acerca de aquellos en las bancas sino también, en muchos casos, de los mismos predicadores que nunca han comparado seriamente el Dispensacionalismo con la teología pactal tal y como es principalmente expresada en la Confesión de Fe de Westminster y la teología del Catecismo de Heidelberg. La Teología Pactal es el archirival del Dispensacionalismo.

Es mi convicción de que muchos quienes actualmente están inclinados hacia el Dispensacionalismo no serían víctimas del sistema si estuvieran mejor enterados e informados acerca del sistema y su historia - sus raíces teológicas y los errores doctrinales que ha engendrado.

El Dispensacionalismo tiene sus raíces en el movimiento de los Hermanos de Plymouth que comenzó en el Reino Unido. Los escritores no están todos de acuerdo en cuanto a la fecha y el lugar de origen de los Hermanos. El primer "servicio de partimiento del pan" del que he podido encontrar un registro fue en 1,827 en Dublín. La preponderancia de la información mostraría que John Nelson Darby era en un sentido real una persona clave y uno de los primeros maestros del movimiento de los Hermanos. Otros nombres son identificados muy tempranamente con el movimiento; tales como A. N. Groves; B. W. Newton; W. H. Dorman; E. Cronin; y J. G. Bullett. Todos estos hombres fueron líderes iniciales en lugares como Dublín, Plymouth y Bristol. Sería generalmente aceptado que John Nelson Darby fue el espíritu vigorizante y dirigente en sus inicios. Estos hombres tuvieron muchas diferencias y divisiones entre ellos mismos en los primeros días y aún después. Esto no es una crítica del Movimiento de los Hermanos de Plymouth en el Reino Unido. Lo menciono para mostrar aproximadamente cuándo y dónde aparecieron primero las raíces del Dispensacionalismo en la historia.

Hay algunos Dispensacionalistas que no están de acuerdo con esta evaluación de sus inicios históricos. Sus argumentos, sin embargo, no sobrevivirán el examen histórico. El Dispensacionalismo es un desarrollo del movimiento de los Hermanos de Plymouth.

El Dispensacionalismo es un sistema teológico que se desarrolló a partir de una interpretación teológica torcida de la Escritura que data de finales del siglo diecinueve. Antes de esa fecha no era conocido como un sistema teológico. El primer registro del Dispensacionalismo en los Estados Unidos es 1,864-65, cuando J. N. Darby visitó dos veces el país. Por medio de estas visitas la Iglesia Presbiteriana ubicada en la esquina de la Calle 16va y la Avenida Walnut de la ciudad de San Louis (entonces pastoreada por el Dr. James H. Brooks) se volvió el principal centro del Dispensacionalismo en América. ¡¿Cómo podía ser esto?! ¡Esto es como tratar de mezclar el aceite con el agua! ¿Una Iglesia Presbiteriana promoviendo el Dispensacionalismo? El Dr. Brooks se convirtió en el mayor partidario prominente de Darby y ha sido llamado el padre del Dispensacionalismo en los Estados Unidos.

El Dr. Brooks, el exponente más influyente del Dispensacionalismo, lo propagó por medio de sus propios estudios Bíblicos a hombres jóvenes. Su estudiante más conocido fue C. I. Scofield. El Dr. Brooks también publicó muchos libros y panfletos (esto debiese enseñarnos el poder de la literatura) y editaba también una revista llamada "La Verdad". La cronología sigue este orden: De Darby a Scofield; de Scofield a Chafer; de Chafer al Seminario Teológico de Dallas.

Antes de proceder con el Dr. Brooks puede ser sabio y útil llamar la atención a las condiciones de las principales denominaciones en los Estados Unidos durante aquel tiempo. En los primeros días del siglo veinte el liberalismo estaba comenzando a levantar su horrible cabeza en estas denominaciones. La triste condición de las iglesias tuvo un profundo efecto en el éxito y las consecuencias del Dispensacionalismo.

No mencionaré la historia en cada denominación, sino más bien, usaré la Iglesia Presbiteriana que fue más influenciada por el Dispensacionalismo que cualquier otra denominación.

El Seminario de Princeton, que fue una vez el bastión del Cristianismo Bíblico, fue uno de los primeros lugares donde el liberalismo fue expuesto. Una de las primeras señales abiertas de este liberalismo aparecieron en 1,914 cuando J. Ross Stevenson se convirtió en presidente del Seminario. El Dr. Stevenson estaba más interesado en metas ecuménicas que en la teología de las Normas de Westminster.

En la Asamblea General de 1,923 la amenazante tormenta llegó a su clímax. Después de esta reunión un grupo de gigantes espirituales y teológicos siguieron a J. Gresham Machen para fundar un nuevo seminario. El 25 de Septiembre de 1,929 se abrió el Seminario Westminster, con cincuenta estudiantes y una escogida facultad. Nunca ha habido una facultad como aquella desde entonces.

La facultad consistía de articulados teólogos Reformados quienes luchaban por los fundamentos de la fe; a decir, la inspiración de las Escrituras; el nacimiento virginal de Cristo; la resurrección corporal de Cristo; el milagro de Cristo; y la expiación sustitutoria. Su lucha era en contra del liberalismo, y esta misma batalla estaba siendo peleada en la mayoría, sino en todas, las denominaciones principales. Aquellos que rechazaban el liberalismo y se adherían a los cinco fundamentos arriba mencionados fueron llamados "Fundamentalistas". Este fundamentalismo no debe ser confundido con el fundamentalismo Dispensacionalista del día de hoy.

Permítame explicar con precisión lo que quiero decir. Los cinco fundamentos mencionados son creencias que son esenciales al Cristianismo histórico. En este sentido todo verdadero Cristiano que afirma estas verdades es un fundamentalista. Los fundamentalistas Dispensacionalistas del día de hoy, aunque se adhieren a las cinco verdades esenciales, a menudo atacan muchos otros fundamentos importantes de la fe apreciados siempre por el pueblo Reformado aún hasta el punto de derramar su sangre por sostenerlos.

El Dispensacionalismo de Scofield introdujo una nueva especie de fundamentalismo a muchas iglesias. Este nuevo dispensacionalismo con su enseñanza no Escritural, no Reformada y no Calvinista apareció en la escena religiosa para llenar un vacío – un vacío que existía por causa del liberalismo. Las iglesias se habían ido extraviando poco a poco de las raíces doctrinales expresadas en las antiguas confesiones y credos. El control de muchas de las mejores escuelas y seminarios fue asumido por liberales y modernistas – comenzando en las universidades y seminarios y diseminándose a los púlpitos y las bancas. Los creyentes que creían en la Biblia se volvieron a aquellas iglesias donde la Biblia era creída y enseñada.

Este vacío que el Liberalismo creó en las iglesias proveyó una oportunidad clave para el establecimiento y expansión de la nueva enseñanza Dispensacional.

Esto resultó en el movimiento de la iglesia independiente, la conferencia Bíblica independiente y el movimiento de las Escuelas Bíblicas. Aquellos que participaban en estos movimientos estaban casi todos cargando Biblias Scofield y sus líderes eran predominantemente Dispensacionalistas en sus perspectivas.

El Seminario Teológico de Dallas se volvió el mayor centro de entrenamiento para las iglesias evangélicas y creyentes de la Biblia, fundado en 1,924. El Dr. Lewis Sperry Chafer fue el primer presidente. Mantenga en mente que estos fueron días en que la batalla crucial entre el modernismo y el Cristianismo histórico estaba en marcha.

En esa hora desesperada la gente sincera creyente en la Biblia se volvió al Seminario de Dallas, la meca del Dispensacionalismo, en busca de la enseñanza de la Palabra de Dios.

Muchas escuelas Bíblicas e Institutos Dispensacionalistas nacieron durante este período, y todos ellos fueron producidos con una perspectiva no Reformada.

El fallecido Robert King Churchill, un respetado ministro Presbiteriano, escribió un pequeño libro de bolsillo titulado, "Para que no olvidemos". Consiste en sus reflexiones acerca de sus cincuenta años de historia en la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa. El Sr. Churchill confirma lo que he dicho sobre el Dispensacionalismo introduciéndose a la Iglesia Presbiteriana. Él relata su experiencia personal en dos iglesias específicas: La Primera Iglesia Presbiteriana de Tacoma, Washington, donde fue convertido, bautizado y llamado al ministerio, y otra localizada en Seattle, Washington. Él relata cómo, en estas dos grandes iglesias, las notas de la Biblia de Referencia de Scofield se volvieron más y más prominentes en la predicación. Churchill dijo, "Estas notas y la interpretación de la Escritura sobre la cual se basaban, eran contrarias a nuestra herencia Presbiteriana y Reformada."

Él cuenta acerca del Dr. Lewis Sperry Chafer pronunciando una serie de conferencias sobre el tema de la "Gracia" (el mismo material aparece ahora en un libro de Chafer del mismo nombre). Escuche las propias palabras del Sr. Churchill:

Pero el tratamiento de Chafer del tema de la gracia nunca llegó a la perspectiva correcta de la ley de Dios. De acuerdo al Dr. Chafer la ley era una condición de salvación colocada sobre el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento durante un período de tiempo limitado y especial – la Dispensación de la Ley. Esta condición, afirmaba Chafer, ya no tiene aplicación al creyente del Nuevo Testamento puesto que nos relacionamos con Dios bajo una nueva dispensación, la Dispensación de la Gracia. Puesto que, como él lo pone, "ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia," Chafer argumentaba que no existe ninguna relación necesaria entre ley y gracia. He aquí ley sin gracia, y gracia sin ley. Siempre y en todo sentido la ley y la gracia son opuestas la una a la otra.

Esta enseñanza parece ser escritural, pero en realidad era el antiguo error del Antinomianismo (anti-ley) que niega que la ley tenga aplicación al Cristiano. Chafer defendía esta perspectiva por medio de una interpretación radical de las Escrituras (p. 31).

El Dispensacionalismo es también un ataque frontal a la Teología Pactal y a la doctrina de la unidad del pacto de gracia, que han sido sostenidas desde el tiempo de la Reforma.

¿Cómo pudo el Dispensacionalismo ser bienvenido y abrazado en fuertes iglesias Presbiterianas cuya confesión enseña una Teología Reformada, Calvinista y Pactal? Aunque no hay una respuesta simple una cosa es cierta: las iglesias que fueron infectadas con el Dispensacionalismo fueron aquellas que habían cesado de enseñar de una manera vital los distintivos doctrinales de su propia confesión.

Todos los Dispensacionalistas honestos estarían de acuerdo en que el sistema teológico del Dispensacionalismo tiene una perspectiva diferente de la gracia de Dios, la ley de Dios, la iglesia de Dios, la interpretación de la palabra de Dios y la salvación de Dios. Es decir, sus enseñanzas son diferentes de los comprobados y respetados credos y confesiones históricas.

El Dispensacionalismo tiene una visión diferente del vivir la vida Cristiana – de la santificación y, más específicamente, de cómo la justificación y la santificación están unidas inseparablemente en la aplicación de la salvación de Dios.

Esto es una publicación Bautista del Sur, por lo tanto, debo decir algo acerca del Dispensacionalismo en las iglesias Bautistas del Sur. Históricamente las iglesias Bautistas del Sur no eran Dispensacionalistas en teología. Ninguno de nuestros prominentes seminarios o Institutos jamás enseñó Dispensacionalismo y hasta el día de hoy no enseñan Dispensacionalismo.

Creo que estoy en lo cierto al decir que el Dr. Wally Amos Criswell ha sido el más influyente y articulado Dispensacionalista Bautista del Sur. El Dr. Criswell es uno de los grandes líderes de nuestra denominación estimado y respetado y todo Bautista del Sur está profundamente en deuda con él como un defensor de la Biblia y del Cristianismo conservador. Cuándo y cómo este gran líder obtuvo su dispensacionalismo no lo sé. Sí sé que no lo obtuvo en Baylor en sus días de Instituto. No lo obtuvo en el Southern en sus días de seminario, y no lo consiguió de su gran predecesor, George W. Truett, quien pastoreó la Primera Iglesia Bautista en Dallas por 47 años antes del Dr. Criswell. George W. Truett era un posmilenialista.

Hay otros buenos hombres en la Convención Bautista del Sur que tienen perspectivas Dispensacionalistas, pero ellos no obtuvieron estas perspectivas en nuestras escuelas o seminarios. No las obtuvieron de nuestros padres Bautistas o de nuestras raíces históricas Bautistas.

No podemos pasar por alto los logros del Dispensacionalismo. Ha dado pie al surgimiento de Institutos Bíblicos e iglesias independientes a lo largo de toda la tierra. Ha producido numerosas misiones independientes, predicadores y misioneros independientes.

Si aplicamos la prueba pragmática y hacemos la pregunta, "¿Funciona?" La respuesta es, "sí."

Si aplicamos la misma prueba y hacemos la misma pregunta a:

Los Testigos de Jehová, la respuesta sería sí.

Los Mormones, la respuesta sería sí, funciona.

La Iglesia Católica Romana – sí, funciona.

El movimiento Carismático – sí, funciona.

Todos ellos tienen muchos convertidos y seguidores. Construyen escuelas, iglesias y tienen misioneros y grandes logros – pero, hay aún otra pregunta más pregunta que necesita ser formulada. ¿Es verdadero, es Bíblico? Esta pregunta producirá una respuesta diferente.

Hay muchos siendo rescatados de los errores del Dispensacionalismo y oro que Dios use estos estudios para despertar a muchos más a hacerse la pregunta correcta.

En nuestro próximo estudio volveremos a la controversia sobre el Señorío.


Libros recomendados sobre el Dispensacionalismo:

Trazando Erróneamente la Palabra de Verdad, por John Gerstner (Wolgemuth & Hyatt)

Dispensacionalismo: Hoy, Ayer y Mañana, por Curtis I. Crenshaw y Grover E. Guinn, III (Footstool Publications)

Entendiendo el Dispensacionalismo, por Vern S. Poythress (Zondervan Publishing House)

Antecedentes del Dispensacionalismo, por Clarence B. Bass (Wm. B. Eerdman's Publishing Company)