La Inmoralidad de la Neutralidad

        Todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento se han de encontrar en Cristo; por lo tanto, si uno fuera a tratar de llegar a la verdad aparte de un compromiso con la autoridad epistémica de Cristo Jesús será entonces asaltado y robado por una vana filosofía y engañado por huecas sutilezas (véase Colosenses 2:3-8). En consecuencia, cuando el Cristiano se aproxima a la erudición, a la apologética o al campo de los estudios él debe con firmeza y lealtad rehusarse a sentir a las demandas erradas de la neutralidad de su vida intelectual; nunca debe consentir rendir sus creencias distintivas religiosas “mientras dura el tiempo de clases”, como si uno pudiera alcanzar al conocimiento gerundio de manera “imparcial”. “El principio de la sabiduría es el temor al Señor” (Proverbios 1:7).

        El intentar ser neutral en las empresas intelectuales de uno (sea la investigación, la argumentación, el razonamiento o la enseñanza) es equivalente tratar de borrar la antítesis entre el Cristiano y el incrédulo. “Cristo declaró que el primero fue puesto aparte del segundo por la verdad de la palabra de Dios”. ( Juan 17:17). Aquellos que quisiesen ganar solamente lo lograrán a expensas de rehusarse ser puestos aparte por la verdad de Dios.
En el ámbito de lo intelectual ellos son absorbidos por el mundo así que nadie podría notar la diferencia entre su pensamiento y presuposiciones y el pensamiento y las presuposiciones del apóstata. La línea entre el creyente y el incrédulo se obscurece.

        Tal discriminación en la propia vida intelectual no solamente suprime el conocimiento genuino (cf. Proverbios 1:7) y garantiza el engaño vano (cf. Col 2:3-8), sino que es abiertamente inmoral .

En Efesios 4:17-18 Pablo les encarga a los seguidores de Cristo a que no “no anden como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento dureza de su corazón”. Los creyentes Cristianos no deben caminar, no se deben conducir o vivir de una manera que imite la conducta de aquellos no redimidos; específicamente Pablo prohíbe al Cristiano imitar la vanidad demente del incrédulo. Los Cristianos deben rehusar el pensar o razonar deacuerdo a una cosmovisión o perspectiva mundana. El agnosticismo culpable de los intelectuales del mundo no debe ser reproducido por los Cristianos alegando neutralidad; esta perspectiva, este acercamiento a la verdad, este método intelectual evidencia un entendimiento entenebrecido y un corazón duro. Se rehúsa a doblar su rodilla al señorío de Cristo Jesús sobre toda área de la vida, incluyendo la erudición y el mundo del pensamien to.

Uno tiene que tomar esta decisión básica en su pensamiento: ser puesto aparte de la verdad de Dios o verse alienado de la vida de Dios. No puede darse ambas vías. Uno será puesto aparte, puesto contra, o alienado ya sea en el mundo o de la palabra de Dios. Él permanecerá en contraste a aquel método intelectual que rehúsa seguir la cosmovisión de los Gentiles. Él se distingue a sí mismo y a su pensamiento ya sea por contraste para con el mundo o por contraste para con la palabra de Dios. El contraste, la antítesis, de la opción es clara: ser puesto aparte por la verdadera Palabra de Dios o ser alienado de la vida de Dios. O se tiene “la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16) o la “vanidad de mente de los Gentiles” (Efesios 4:17). O se “trae cautivo todo pensamiento a la cautividad de la obediencia de Cristo” (2 Corintios 10:5) o se continúa como  47;enemigos en vuestra mente” (Colosenses 1:21)

Aquellos que siguen el principio intelectual de la neutralidad y el método epistemológico de la erudición incrédula no honran el soberano Señorío de Dios como debiesen; como resultado su razonamiento se hace vano (Romanos 1:21). En Efesios 4, ya como hemos visto, Pablo prohíbe al Cristiano a que siga esta perspectiva vana. Pablo continúa enseñando que el pensamiento del creyente es diariamente contrario al pensamiento ignorante y entenebrecido de los Gentiles. “Más vosotros no habéis aprendido así a Cristo”(v. 20). Mientras que los Gentiles son ignorantes, “la verdad está en Jesús”(v.21). A diferencia de los Gentiles quienes están alienados (ajenos) de la vida de Dios, el Cristiano a hecho a un lado al viejo hombre y ha sido “renovados en el Espíritu de su mente”(v.22-23). Este “nuevo hombre” es distintivo en virtud de la “santidad de la verdad”(v. 24). El Cristiano es completamente diferente del mundo cuando se trata del intelecto y de la erudición; él no sigue los métodos neutrales del incrédulo; sino que por la gracia de Dios él tiene nuevos compromisos, nuevas presuposiciones, en su pensamiento.

        Por lo tanto, el Cristianismo que va en pos de al neutralidad en su pensamiento en realidad se encuentra en un esfuerzo por borrar el hecho de que es Cristiano! Por medio de negar su compromiso distintivo religioso se reduce a patrones apóstatas de pensamiento y a ser absorbido por el mundo del incrédulo. El intentar encontrar un compromiso entre las demandas de neutralidad del mundo (agnosticismo) y a las doctrinas de la Palabra de Cristo, resulta en el rechazo del Señorío distintivo de Cristo al borrar el gran trecho que existe entre el pensamiento del viejo hombre y el del nuevo hombre.

        Ni siquiera tal compromiso es posible. “Ninguno puede servir a dos señores” (Mateo 6:24). No debiese sorprender que, en un mundo donde todas las cosas han sido creadas por Cristo (Colosenses 1:16) y son sustentadas por la palabra de Su poder (Hebreos 1:3), y donde todo el conocimiento está depositado en Él quién es la Verdad (Colosenses 2:3; Juan 14:6) y quién debe ser Señor sobre todo pensamiento (2 Corintios 10:5), lo de neutralidad en realidad es sinónimo de inmoralidad. “Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4).

¿Tiene Ud. el coraje de su distintividad Cristiana en lo relativo a la erudición, la apologética, los estudios, o ha Ud. estado tratando de borrar el contaste entre el pensamiento Cristiano y el pensamiento apóstata al seguir las demandas de la neutralidad?.
Puesta en la perspectiva bíblica esta cuestión puede ser replanteada de esta manera: ¿Opera tu pensamiento bajo el Señorío de Cristo Jesús o te has vuelto un enemigo de Dios a través de patrones de pensamientos neutrales, agnósticos e incrédulos?. Escoge este día a quién servir.

_____________________________________________
        
Tomando de A. Biblical Introduction to Apologetics (por Dr. Greg L. Bahnsen). Sílabo del curso del mismo nombre impartido en el Southern California Center for Christian Studies.